DE INTERÉS

¡Ya es primavera en el Centro de Mayores!

Hemos dado color al patio

Tarde de Trabajos tradicionales

NOVEDADES

El "Club de los Viernes" ataca de nuevo

LAS FOTOS DEL TALLER

A lo largo del curso, celebramos los santos y cum- pleaños que van coincidiendo en cada mes, AQUÍ  podéis ver algunas de las fotografías tomadas en esos felices momentos. Y otras del día a día...

Actividades Permanentes

 

Algunos CURSOS DE INTERÉS para Mayores activos como tú.

 

Digitalización de fotografías. Campaña para almacenar y proteger nuestras fotografías antiguas.

El Aula de Informática atiende a Mayores y a personas adultas en general.

El Blog RECORDÁNDOME

Desde el año 2011 tenemos creado un blog.

Un blog es una especie de página web que recopila textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente.

Nuestro blog es de recuerdos, para personas de la Tercera Edad.

Este es un antiguo proyecto que tenemos en mente desde hace tiempo y que por fin pudimos hacer realidad.

Se trata de que las Personas Mayores vayan compartiendo con nosotros sus recuerdos y que estos no se pierdan. Pueden ser canciones, experiencias, chascarrillos, recuerdos, poemas... Lo importante es hacer un esfuerzo por recordar, compartir con los demás lo que hemos vivido y que no se pierda ese gran tesoro que poseen.

 

El blog se llama RECORDANDOME, y si quieres ver como queda entra aquí.

Los Recuerdos del Tablón

El “Tablón de recuerdos” ha sido un medio en el que las personas mayores que lo han deseado, han dejado escritos aquellos RECUERDOS QUE NO QUIEREN OLVIDAR.

Este ejercicio de memoria nos ha permitido compartir nuestras experiencias y vivencias con el resto de las personas mayores (cómo era El Puerto años atrás, ese día especial    para nosotros/as, cuanto costaban las cosas,…)

Para que no se terminen perdiendo, aquí iremos poniendo todos los recuerdos que se han colgado en este Tablón.

Los Recuerdos que se han colgado en el Tablón

 

Recuerdo con cariño cuando llevaba a mis hijos a la escuela, y por qué lo digo ahora, porque ahora llevo a mis nietos. Esto último me retrotrae con cierta nostalgia a aquellos años.

A.   Nieto

 

Mi recuerdo y agradecimiento a Lola García por aconsejarme venir al Taller de Mayores. Buen consejo el que me dió ella cuando me quedé sola.

Regli

 

Cuando era jovencita era muy feliz, quería estar siempre de fiesta. Hace 47 años que llegué a El Puerto y me enamoré de mi marido y tuve a mi hijo, que lo quiero con locura.

 ¿?

 

El día que nunca olvidaré es el día que entré en los Talleres con Ana Mari. Gracias Ani.

María Castau

 

Recuerdo que cuando tenía 6 años vine a la playa, fueron días muy felices, la primera vez que veía el mar. Fue un 18 de julio y desde entonces dije que me tenía que venir a vivir a El Puerto de Santa Maria y aquí soy la persona más feliz del mundo. Lo quiero tanto como a mi pueblo, Arcos de la Frontera. Aquí tengo a todos mis hijos casados y ojalá mis nietos se casen aquí. Las gentes de El Puerto son estupendas, he tenido mucha ayuda y me han dado mucho cariño, estoy muy arropada. Os quiero, muchas gracias.

Juani

 

Yo recuerdo la primera vez que me puse pantalones para ir a trabajar al campo, a sembrar garbanzos. 

¿?

 

Recuerdo cuando tenía 4 años, vivíamos en un bodegón de la plaza de toros. En aquel tiempo traían a los toros andando con los cabestros y los garrochistas. También recuerdo que en ese tiempo pasábamos mucha hambre, frente a la plaza de toros había algarrobos y “niños llorones”, también una huerta sembrada de coliflores, cuando las recogían nos poníamos “moraos” comiendo los tronchos que se quedaban en la tierra. Unos días eran los “niños llorones”, otros las algarrobas, siempre encontrábamos algo de comer. Otra cosa que nos sabía a gloria eran los panecillos de las malvas y los nabos, que buenos estaban. 

¿?

 

Recuerdo cuando yo era soltera. Mi casa del pueblo estaba muy muy cerca de la plaza y oía los pasodobles de la verbena. Me daba mucha alegría. 

¿?

 

Yo recuerdo a una mujer que era negra y le decían "Cándida la negra". A todos los niños nos daba mucho miedo y, nada más que la veíamos, nos poníamos a correr. 

Charo

 

Recuerdo cuando iba a la playa con mis niños andando por el "Camino de los Enamorados". Había mucha arena y llevaba de comer bocadillos de mortadela. Cuando llegaba a casa, metía a los niños en la lavadora para lavarlos y tan contenta. 

¿?

 

Recuerdo la Noche Buena. Cuando mi madre, en un lebrillo grande, hacía la masa para hacer las tortas y los siete hermanos la ayudábamos. Y cómo, con las tapaderas de las ollas, animábamos la fiesta.

¿?

 

Recuerdo el día que llegué a España. Me impresioné al salir del aeropuerto y ver las avenidas de bloques seguidos. Dije: "¿Dónde he venido a parar?". Luego mi hijo me llevó a casa de un amigo para descansar para, al día siguiente, partir a El Puerto.

Celia S.

 

Recuerdo que mi padre me llevaba al campo, en burro, a casa de mis amigas. Allí me daban leche y la nata. 

¿?

 

Cuando me casé, me vine a vivir a El Puerto y no conocía a nadie. Pero tenía una vecina que me ayudó mucho a cuidar de mis niños. 

¿?

 

Yo recuerdo cuando trabajaba en "La Pastora" con mi compañera. Fue un tiempo muy feliz para mí. 

Pepa Arena

 

Yo recuerdo cuando vendía "chuches" en La Victoria y en el Cine Moderno con mi carrillo. 

¿?

 

Recuerdo con cariño las casetas de madera en la playa de La Puntilla. Y también los chiringuitos de La Familia Chacón, El Piriñaca, El Jerezano y otros; ¡Qué ambiente tan familiar! ¡Qué recuerdos!

Pepa Leal 

 

Tengo 75 años. Estoy casada y tengo dos hijos y cinco nietos. El mejor recuerdo que tengo es a los 8 años, un día de reyes que yo pedí una muñeca. Cuando abrí la caja ví que era de las antiguas: de cartón pintado y el vestido de tela de red. ¡Era feísima! Cuando la ví lloré mucho porque no era la que yo había pedido. Mi padre, al verme, me trajo una muñeca más bonita y me dijo que Los Reyes se habían equivocado. Ese fue el día más feliz de mi vida.

Teresa

 

Yo recuerdo las Navidades de antes. Cuando todas las familias nos íbamos con las panderetas a cantar a todos sitios y nos metíamos en todas las casas para que nos dieran un polvorón. Los niños lo pasábamos muy bien.

¿?

 

Yo vivía en el campo y recuerdo la primera vez que fui al cine. Tenía 14 años, fui con tres amigas, y en aquella noche vi tres películas; salía de una y entraba en otra. Terminé con dolor de cabeza y no podía dormir. ¡Hasta vomité! 

¿?

 

Recuerdo cuando iba a la playa con mis primas en el autobús de "Botello", de color azul, que costaba dos reales. Y que un día dió un frenazo y me lastimé el cuello.

¿?

 

Cuando era niña, mi abuela materna, hacía "paniza" frita y nos ponía en el balcón. Nos la daba para que estuviéramos quietos, como premio.

Milagros Conejo

 

Tengo un recuerdo y una pena: Recuerdo el Paseo de la Victoria, con esa feria tan bonita, y la alegría de "El Cortijo" que tanto disfruté. La pena es que ha desaparecido y no se puede recuperar.

Maela

 

Recuerdo cuando toda esta barriada era campo, un maizal; y se comenzaron a hacer las casas con mucho trabajo. También estaban "Las Carrales".

Manuela

 

Lo más bonito que he tenido son mis hijos cuando eran chicos. Recuerdo verlos crecer, el día a día, hasta que ya han ido casándose. Y vinieron los nietos, que han sido la alegría de mi vida.

¿?

 

El primer transporte que había en El Puerto para ir a la playa era un autobús. El dueño era Botello. Yo vivía en la calle San Juán y, los niños, teníamos que ir hasta el parque, donde estaba la parada oficial.

Pepi

 

 Me llamo "Pepi". Siempre he tenido ganas de ir al colegio, en particular, quería que fuera mi marido. Al final fuimos los dos. Mi marido, llegó un momento en que se vino del cole, pero yo seguí muchos años más. Le estoy muy agradecida a los profesores y profesoras por lo mucho que he aprendido y por la dedicación que ponen a disposición nuestra. ¡Gracias profesores!

Pepi Gómez

 

Tengo tres hijos que me duelen en el alma porque son un pedacito de mí y me cuesta pensar en estar lejos de ellos. Pienso que los hijos se tienen porque se quieren. Cuando supe que estaba embarazada de mi primer hijo, fue la alegría más bella, ¡fui la mujer más feliz del mundo! Cuando nació mi segunda hija sentí lo mismo. Vino la tercera hija y me sentí orgullosa de mí misma y de mis tres hijos. Yo, ahora, sólo sé que lo mejor son los hijos y tenerlos conmigo. No sé si soy buena madre, pero sé que los quiero mucho y lucharé por ellos hasta la muerte.

Charo

 

Recuerdo cuando era pequeña y mi madre me mandaba a la Cofradía de Pescadores a recoger la leche en polvo y el queso.

¿?

 

Recuerdo cuando me bañaba en el puente San Alejandro. Una de las veces que me tiré al río, se me clavó una estaca en la ingle y me llevaron al hospital. Gracias a Dios me recuperé muy pronto y bien.

¿?

 

Mi recuerdo es que me casé el 8 de septiembre de 1962, un día muy bonito. Nos quedamos a dormir en mi piso, pero nos acompañó un grillo encima del ropero toda la noche. Tuvimos que buscarlo hasta dar con él.

¿?

 

Recuerdo cuando mi madre me mandaba al bar Las Columnas, en la calle Luna y San Bartolomé, a por la zurrapa del café y chicoria para desayunar.

Milagros Conejo

 

El recuerdo que más marcado tengo en mi vida es de cuando conocí a mi marido. Fue de niña, yo con 12 y él con 16. Mi madre me mandaba por el pan y yo no quería ir porque se metía conmigo. Ya hoy llevamos 8 años de novios y 49 de casados; y el fruto de nuestra unión son 5 hijos y 9 nietos.

Josefa

 

Cuando era chica y llegaban las Navidades recuerdo cuando se juntaban todas las vecinas y se hacían roscos y pestiños. ¡Qué bien lo pasábamos con todos! Nos disfrazábamos, cantábamos... Luego, en las Navidades y Fin de año, se venían a mi casa todas las vecinas, familia y amigos. ¡Era de locura! Qué divertido era todo y qué felicidad. Nunca lo olvidaré.

¿?

 

Me acuerdo cuando un día llevé a mis nietos a la Expo 92 de Sevilla. Era la primera vez que se montaban en el tren y lo pasamos muy bien los cuatro: mi marido, mis dos nietos y yo.

MSC

 

Cuando conocí a Antonio le dije: "¡Vete de aquí, forastero!". Él me contestó: "Yo soy de aquí, del pueblo, como tú". Llevo ya 50 años casada y 7 años que estuvimos de novios; toda la vida con él, y soy muy feliz.

¿?

 

Cuento una experiencia de mi vida de hace 50 años: El 6 de enero de 1963 conocí a un muchacho cuando salía de un bautizo. Estuve saliendo con él muchos domingos. Yo cosía en un taller y, el día que fue a esperarme por la noche al taller, había tenido un accidente en el trabajo y apareció con la cabeza vendada. Cuando mi amiga y yo lo vimos nos causó mucha risa... En fin, seguimos adelante 50 años juntos hasta ahora, que ya me he quedado sola.

Isabel

 

Recuerdo cuando, todos los 8 de diciembre, se adornaban los puestos de la Plaza de Abastos con los mismos productos que vendíamos. Tuve la suerte de recibir el primer premio un año, los Mayores seguro que recuerdan esta fiesta.

¿?

 

Mi recuerdo más bonito es cuando llegaba el 18 de julio y nos juntábamos toda la familia e ibamos a la playa con la sandía. Llevábamos hasta el agua porque, antes, se vendía.

¿?

 

Tenía mucha ilusión por tener un chalet, pero no podíamos tenerlo. Entonces, empezamos a pensar cómo podíamos conseguirlo, y me vino a la cabeza que podíamos ir a comer a casa de mis suegra y a cenar a casa de mi madre, durante un año, para empezar a pagar la parcela. Me fue muy bien.

¿?

 

 Me llamo Rosario Hita Nuñez y me enamoré de mi marido trabajando en el campo. Él me ayudaba a coger algodón. Así lo conocí y he sido muy feliz.

Rosario Hita

 

Soy de Sevilla y no me quería venir a El Puerto. Pero, ahora, me alegro mucho porque estoy muy contenta. Y porque lo paso bien con mi familia y con mis compañeras y amigas.

¿?

 

Yo recuerdo, de niña, una mujer vendiendo agua con cántaros por las casas. Era la "aguaora".

¿?

 

Recuerdo que, cuando era chica, fui a la playa de Cádiz con mi hermana y mi cuñado. Me metí en el agua vestida y el agua me llevaba para adentro mientras ellos charlaban en la orilla. Cuando me vieron, menos mal que, mi cuñado, sabía nadar y fue a buscarme y me sacó del agua.

¿?

 

Recuerdo el día que me mandó mi madre a la plaza, a comprar una piña. Iba con toda la ilusión del mundo, pero perdí el dinero que llevaba en una "poceta".

¿?

 

El día que no olvidaré nunca fue en este mismo lugar (el Centro Francisco Guerrero), cuando le dí la puntilla a una vaca al primer intento cuando empezaba a ser torero.

Antonio Puerto

 

A lo largo de mi vida he tenido malos y buenos recuerdos... Por ejemplo, los naciminetos de mis hijos y nietos; las bodas, comuniones y bautizos; pero el día que destaco, es uno que me hizo tremendamente feliz: el día que me hicieron un homenaje y estaban allí mis hijos, nietos, compañeros de Taller, amigos y vecinos. Un beso, os quiero.

María López

 

Recuerdo cuando, antiguamente, el día del 18 de julio, nos juntábamos parte de la familia y amigos e íbamos juntos a la playa. Lo que más recuerdo es la sandía tan grande que llevaba la familia y que poníamos en la orilla de la playa. Y como, los niños, nos tirábamos de los montes de arena que habían y que ya no existen.

¿?

 

Recuerdo cuando teníamos la caseta de la playa y lo pasábamos bien con la familia.

Carmen Montero

 

Una semana de primavera del 2008 nos llevó mi yerno a Roma. Nos lo pasamos muy bien: vimos el Vaticano, la Fontana de Trevi, el Coliseo y también fuimos a Lucas, donde nació Santa Gema, y a Pizza, donde vimos su torre. Disfrutamos mucho.ç

MSC

 

Yo recuerdo cuando era pequeña. Viendo la Semana Santa en Velez, Málaga. Y, por fín, después de 40 años, la volví a ver.

¿?

 

Recuerdo mi noche de boda. Salí de El Puerto a las diez de la mañana, para Galicia, y llegué a Madrid al día siguiente, a las nueve. Mi marido estaba desesperado y, allí, perdí mi virginidad.

Carmen

 

Cuando yo joven, me gustaban las vacaciones en la isla de mi abuela porque estaba cerca del mar. A las niñas nos gustaba mucho porque nos bañábamos y pescábamos. Por la tarde, nos íbamos a la montaña, donde habían muchas frutas... Para nosotras era un paraiso.

Josette

 

No quisiera que se borrar de mi mente las caras de las personas que

me faltan, pues son muy importantes. Pero, solas manos de mi madre, que fue lo último que se me quedó grabado de ella. Tampoco quiero olvidar las caras de mis nietos, que me tienen loca. Gracias.

¿?

 

Y recuerdo, cuando pequeña, que mi madre me compraba unos muñecos de cartón y me los vestía. A mí me hacía mucha ilusión. También le ayudaba mucho a mi madre porque ella estaba enferma y no podía hacer esfuerzos.

¿?

 

Recuerdo cuando tenía la caseta en la playa. Me lo pasaba muy bien.

Manuela Arjona.